Principal   Estamos    Cirugía Catarata    Refractiva     Glaucoma       Queratocono      Contacto


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     

 

Antes y después de un trasplante de córnea

 

¿Qué es el trasplante de córnea?

El trasplante de córnea o queratoplastia es una intervención quirúrgica por la cual se sustituye una córnea alterada por otra normal. La córnea es la estructura más externa del ojo que, por su transparencia y por su altísima capacidad óptica, requiere conservarse en buen estado para permitir una visión normal.

 

 ¿Cuándo se ha de hacer un trasplante de córnea?


Existen múltiples patologías de la córnea que exigen el trasplante para recuperar la visión. Entre ellas destaca: traumatismos, infecciones (especialmente por herpes), deformidades corneales (el más frecuente es el queratocono), edema (por degeneración o complicación de cirugía de catarata), etc.

 

¿En qué consiste la operación?

Normalmente  se  plantea  con  anestesia   general o local,  y  en régimen  con ingreso). Básicamente se trata de retirar la córnea dañada y cambiarla por otra sana de un donante. La intervención dura unos cuarenta minutos y en el postoperatorio solamente se emplean medicamentos locales.

 

 ¿Qué resultados se obtienen?


Depende sobre todo de la patología a tratar. En el queratocono los resultados son muy buenos mientras que en los ojos multilesionados (traumatismos o complicaciones de cirugías previas) las expectativas son peores. No se ha de olvidar que asociado al trasplante se pueden hacer otras intervenciones (catarata, vitrectomía, reparación de iris, etc.). Por todo ello los resultados son tan variables.

 

   ¿Puede haber rechazo?

La córnea implantada puede ser rechazada pero existen medicamentos que permiten el control del rechazo en la inmensa mayoría de los casos. Aquí también la patología previa determina la incidencia de rechazo, siendo mayor en los casos de herpes.

 

  ¿Se puede volver a ver bien?

Aparte de otros problemas, por ser la córnea un elemento óptico muy sensible, es casi la norma el que quede un defecto dióptrico que puede ser elevado. Según sea la situación se planteará la corrección con gafas, lentillas o cirugía.

Queratoplastia con sutura continua

Queratoplastia con sutura discontínua